Antropología audiovisual

Antropología audiovisual

Desde la aparición del cinematógrafo, la antropología ha hecho uso de la imagen en movimiento como forma de indagación y reflexión. Los comienzos del siglo XX fueron un contexto de innovación tecnológica en que muchas/os antropólogas/os apropiaron y utilizaron para combinar palabras, imágenes y sonidos. La antropología visual transformó estas innovaciones tecnológicas en métodos de investigación y representación frente a las vías tradicionales de la palabra. Construyó una nueva forma de comprender y utilizar las imágenes, explorando no solo desde el terreno de lo cinematográfico sino también dialogando con el campo del arte, con otras disciplinas, y más contenporaneamente con la tecnología del vídeo. Si partimos de la afirmación de que la antropologia visual construye un saber específico y una mirada propia, es necesario reflexionar sobre lo específico del conocimiento que construye, prestando atención a todas las etapas del proceso de investigación, proponiendo marcos teóricos que nos permitan conceptualizar a la imagen desde una perspectiva antropológica.

 

La utilización de la imagen como medio de conocimiento implica, para la práctica etnográfica, un desafío sin duda metodológico y epistemológico. Necesitamos resituar la palabra y la imagen, combinándolos con la teoría y con las formas de construir el conocimiento sin seleccionar uno u otro alternativamente como medio de indagación. Es así como una investigación audiovisual no puede definirse por la temática ni por los rasgos de lo audiovisual, es decir, su carácter de antropológico no reside en la forma ni en el contenido sino en el proceso de producción y la forma en que se elaboran las imágenes. Los estudios de y a través de las imágenes vienen generando a lo largo de estas últimas décadas bibliografías extensas. Este crecimiento ha supuesto el aumento de propuestas y cruces interdisciplinares referidos a un terreno tan resbaladizo como el de la imagen. El creciente número de etnografías que utilizan la imagen como medio de construcción de conocimiento debe ir acompañado, necesariamente, de una reflexión teórica sobre la imagen en su especificidad. Si la antropología visual construye un saber específico diferente al de la antropología escrita, es necesario reflexionar sobre los aspectos teórico metodológico que plantea el uso de las imágenes en la práctica etnográfica.

La antropología visual ha comenzado a reflexionar en relación a los modos de representación y de experiencia que van más allá de los films. Este es un punto de partida necesario, ya que, si bien la imagen ha sido utilizada desde los comienzos de la disciplina como medio de indagación, no se ha producido un marco teórico sistemático para conceptualizarla. La formación en antropología visual se ha focalizado muchas veces en los aspectos teórico-metodológicos de la investigación (y a veces sólo en los aspectos técnicos) pero en pocas ocasiones ha buscado desarrollar marcos teóricos de análisis referidos a la imagen. En ese sentido, esta línea de investigación se propone a repensar el lugar de las imágenes en el proceso de investigación y su condición antropológica.