Pensar con/las imágenes

Pensar con/las imágenes

A nadie sorprende abrir un extenso libro de cultura visual o antropología de la imagen y toparse a lo largo de todo el texto con tan solo tres, cuatro, a lo sumo cinco imágenes. Paradójicamente, a menudo los estudios visuales son un páramo desértico para las imágenes, relegadas u olvidadas, ante el predominio de los signos del lenguaje escrito.

 

En el panorama editorial, las dificultades vinculadas a la gestión de derechos audiovisuales pueden explicar en parte la agotadora labor de coordinar un volumen con un corpus visual importante. Por tanto, para no complicarnos la vida, a menudo omitimos las imágenes y hablamos sobre ellas (encima y acerca de ellas).

Sin embargo, con los medios actuales a nuestra disposición, el flujo de material disponible (sin grandes restricciones) es enorme. Ante esta acumulación, que podría conducirnos a una compulsión archivística desmedida, o quizás a una deriva fetichista frente a la imagen, debemos intentar generar un pensamiento creativo, explorativo y lúdico, que pueda agudizar el alcance y desarrollo del resto de líneas paralelas y que cuente a su vez con un desarrollo propio centrado en el escurridizo y disforme objeto “imagen”.

Retomando el espíritu de la “ensalada de imágenes” (Bildersalat) warburgiana, esta línea indagara, a través del desarrollo de foto-ensayos, trabajos audiovisuales, etc., en algunos de los temas recurrentes del grupo de investigación valiéndose primordialmente de un “instrumental” visual, de diversa y heterogénea procedencia, difuminando (que no eliminando) los emplazamientos limitados y canónicos de ciertas imagenes, y ayudándonos a repensar mediante una visión policéntrica nuestra relación con las mismas.